El triunfo de la constancia


El triunfo de la constancia

La proyección de Cidoncha Alimentación, creada por un joven emprendedor hace apenas una década ha logrado el reconocimiento del empresario comarcal.

Su algo tenía claro en la vida Antonio Cidoncha, empresario afincado en Ondara, es que sólo conseguiría llegar lejos a base de «constancia, constancia y constancia».

Y ese ha sido precisamente el modus vivendi de este joven emprendedor que con apenas 31 años y partiendo de la nada, ha conseguido levantar una empresa en la que trabajan de manera continua una treintena de empleados, con departamentos de elaboración, distribución, comercialización y puntos de venta directa.

El más joven de los Premios CEDMA 2009 asegura que no esperaba recibir el galardón. «La nominación por parte de la Asociación Multisectorial ya fue una verdadera sorpresa», afirma, «per al haber tantas asociaciones en el Círculo, pensé que no me otorgarían el premio a mi».

Pero se equivocó y cuando el secretario general del CEDMA leyó su nombre en el acta, el empresario quedó asombrado. «Ya había recibido otros premios como joven empresario, en 2005 y en 2006, pero no esperaba que también el Círculo me lo diera».

Pasando el asombro y la emoción por el premio, el empresario relata su historia digna de película. «Mi padre se dedicaba a la panadería, pero falleció cuando yo tenía 13 años».

A los 19 comenzó a trabajar haciendo cocas y lo vio claro: «El futuro está en los congelados». Con esa idea en la cabeza, inició la fabricación de cocas congeladas y consiguió comprar un camión para iniciar la distribución de las mismas a bares y cafeterías de la zona.

Al mismo tiempo decidió ampliar sus conocimientos sobre el mundo empresarial y comenzó un intenso programa de formación académica. Poco a poco fue ampliando el negocio hasta que decidió abrir una fábrica en Ondara.

Después, vinieron los puntos de venta: las cafeterías Cidoncha, y hoy, el Grupo CIdoncha, es un complejo de cuatro empresas que se dedican a la fabricación de cocas congeladas, la distribución de productos alimenticios, el catering y las cafeterías.

«El futuro más inmediato es potenciar nuestra fábrica y hacer llegar los productos directamente al consumidor».

Ya se han hecho pequeñas pruebas en mercados porque «si la gente compra bases de pizzas y cocas de dacsa, ¿por qué no iba a comprar bases de las cocas tradicionales?». Y no parece que vaya mal, puesto que en breve, estos productos llegarán a las grandes cadenas de supermercados. Pese a haber logrado tanto en poco más de una década, este empresario lo tiene muy claro «yo soy la cara visible de mi empresa, pero sin el equipo humano que tengo detrás, sin todos los trabajadores que están conmigo y también los que estuvieron trabajando aquí, no podría haber hecho todo esto».

Además del trabajo, del esfuerzo y, desde luego, la constancia, Cidoncha mantiene que existen ciertas claves para conseguir los objetivos con los que cada uno sueña. Y estas claves pasan por la formación la innovación y la diferenciación del producto.

Hay 1 comentario

Add yours